Guía de actividades en casa para estudiantes de doctorado y otros investigadores

Ahora que es complicado recoger datos experimentales, algunas recomendaciones sobre cómo organizarse y qué actividades hacer. Adaptado de un hilo de twitter de la Dra Zoë Ayres, de este artículo en Science, y de un poco de experiencia personal.

Empieza el día con una rutina de planificación. No todas las personas y los hogares son iguales, pero un poco de organización ayuda a aprovechar y llevar mejor los días en casa. Nuestra rutina es de ducha, desayuno, veinte minutos de gimnasia o yoga (vídeos en youtube) y entonces hacer una lista de actividades del día. Si estás en casa con niños u otras personas dependientes es buena idea dedicar diez minutos a organizar con ellos su día, por ejemplo utilizando un sistema de agenda diaria como el descrito aquí.

 

A continuación hay un resumen de actividades que puedes elegir añadir a tu agenda de estos días.

Escribe secciones de tu tesis y artículos en marcha. Si eres estudiante de doctorado no importa en qué momento de la tesis estés, tendrás una idea más o menos aproximada de los equipos, herramientas y protocolos que has usado o vas a usar. Puedes comenzar a escribir las secciones de materiales y métodos de tu tesis, y además aprovechar para analizar qué protocolos y experimentos necesitan alguna mejora.

Es un buen momento para hacer figuras. Las figuras son una parte fundamental de tesis y artículos científicos. Algunos revisores es lo primero que miran. Si tienes datos, imágenes de microscopía, etc. en crudo pero aún no organizadas en una figura, ahora puede ser un buen momento. Aprende a usar Excel, Powerpoint o herramientas gráficas como Inkscape (gratuito) para que tus figuras sean mejores. Una idea relacionada válida para todos es crear un resumen gráfico de tu investigación. Un resumen visual auto-explicativo de los principales objetivos y hallazgos de tu investigación es una forma muy útil de comunicar ciencia. Es necesario dedicarle tiempo para hacerlo bien, pero una vez que hayas creado uno, puedes adaptarlo para posters, presentaciones, documentos varios, redes sociales, y son una manera de construir marca personal.

Lee literatura científica relevante y empieza a escribir la introducción (objetivos, estado del arte) de tu tesis y artículos en marcha. Si estás empezando tu tesis, leer es imprescindible para  comprender dónde se sitúa la tesis en el estado del arte, definir bien objetivos, y a pensar a fondo sobre cual es el plan de trabajo óptimo para conseguirlos.

Aprende a manejar aplicaciones informáticas y a programar. Depende de cual sea el tema de tu tesis, el manejo matemático, la estadística de los datos experimentales, pueden ser cruciales. Hay algunas guías y cursos gratuitos excelentes para Excel, Python, R y Matlab, LaTeX, en youtube por ejemplo.

Aprovecha para poner al día tus cuadernos de laboratorio. Asegúrate de revisar y anotar bien en detalle todos los métodos que has estado usando hasta este momento.

Revisa los experimentos fallidos o datos a priori de poca utilidad. ¿Se puede escribir un apartado o un capítulo de la tesis con ellos? ¿Quizás con una revisión o una figura mejor se puede acabar de escribir un artículo publicable?

Si eres estudiante de doctorado, escribe lo que puedas de las secciones de resultados y discusión de tu tesis. ¿Hay experimentos o datos que faltan en este momento? No hay problema. Deja un espacio por ahora.

Promociona tu trabajo online. Dedica un poco de tu tiempo a marketing en redes sociales. Actualiza tu web personal o de tu laboratorio, pon en marcha un perfil de Twitter y aprende que son los hashtags como #AcademicTwitter y conecta con otros investigadores que trabajan en tu campo. También puede ser el momento de escribir un artículo de divulgación, o crear un video de YouTube explicando algún aspecto de tu trabajo.

Escribe propuestas para convocatorias de financiación de la investigación. Además de las becas y subvenciones habituales de las agencias nacionales y europeas, ahora puede haber tiempo de echar un vistazo a premios de la industria, fundaciones privadas o asociaciones de pacientes, pequeños fondos y ayudas de investigación que normalmente pasan desapercibidos. Cualquier tiempo dedicado a escribir propuestas de subvenciones es en cualquier caso útil como aprendizaje, es una habilidad difícil de dominar.

Piensa en tus planes profesionales. Normalmente es difícil pensar en nuestra carrera profesional a largo plazo. Ahora en casa podemos dedicar tiempo a averiguar más sobre las opciones en nuestra profesión. Si nos sentimos un poco valientes podemos contactar con profesionales que tengan trabajos como los que nos gustaría a nosotros tener en un futuro, buscando a través de LinkedIn, ResearchGate, directorios de universidades y empresas, etc. En medio de una pandemia igual no es apropiado pedirles que se reúnan para tomar un café, pero quizás sí para una llamada telefónica o una teleconferencia rápida. La realidad es que casi seguro estas personas también estarán trabajando desde casa y seguramente no les importará algo más de contacto social. Estos contactos pueden ser una buena manera de romper el aislamiento, aprender sobre la carrera de alguien y construir una red, manteniendo la distancia!

Empieza a crear planes sobre lo que vas a hacer cuando puedas regresar a la universidad. Planes con cierto nivel de detalle, para ser lo más eficiente posible sobre todo cuando tengas la oportunidad de entrar de nuevo en laboratorio.

Recuerda que nadie es verdaderamente eficiente todo el tiempo todos los días. Reserva tiempo en tu día en casa también para pausas de café, almuerzos, charla con colegas por teleconferencia, etc. Investiga un poco sobre gestión óptima del tiempo, como el método Pomodoro. Reserva y organiza tiempo para contactar con compañeros de trabajo y con amigos de manera periódica. Este momento de aislamiento va a ser duro emocionalmente para muchos de nosotros y el contacto humano es importante aunque sea a través de una pantalla o una llamada de teléfono.

Haz cosas divertidas. Asigna parte de tu tiempo a hacer otras cosas además de las relacionadas con tu trabajo que te dan alegría, que te ayuden a aliviar algo de estrés. Recupera aficiones para las que ya no tenías tiempo. Leer y escribir ficción, bailar, cocinar, hacer conservas, dibujar y pintar, coser (mascarillas), tocar un instrumento, escuchar música, jugar a juegos de mesa, juegos online, ver películas y series, aprender un idioma, plantar un huerto (buen momento ahora que empieza la primavera). Cuídate a ti mismo y a los que te rodean.